Confinamiento Solitario Preguntas Frecuentes image

Confinamiento Solitario Preguntas Frecuentes

¿Que es confinamiento solitario?

Confinamiento solitario es la práctica de aislar a las personas en celdas cerradas durante 22-24 horas al día, prácticamente libre de contacto humana, por periodos de tiempo que duran de días a décadas.

Como el profesor de sociología en la Universidad de California Santa Cruz, Craig Haney dijo, por razones quizás obvias, confinamiento solitario total y absoluto – aislamiento completo literalmente de cualquier forma de contacto humano— no existe en prisión y nunca ha existido. Más bien, el término se usa generalmente para referirse a condiciones de aislamiento extremo (pero no total) de otros.

Pocos sistemas penitenciarios usan el término “confinamiento solitario” en lugar hacen referencia a la “segregación” de prisión o la colocación en “vivienda restrictiva.” Algunos sistemas notan una distinción entre las varias razones por confinamiento solitario. “Segregación disciplinaria” o “segregación punitiva” es tiempo pasado en confinamiento solitario como castigo por violar las reglas de la prisión, y normalmente duran de varias semanas a varios años. “Segregación administrativa” depende de un sistema de clasificación en lugar de comportamiento actual y frecuentemente constituye una colocación permanente o indefinida, extendiéndose de años a décadas. “Custodia protectora involuntaria” es especialmente común entre los niños detenidos en prisiones de adultos, las personas LGBTQ, y otras demografías vulnerables quienes supuestamente son colocados en aislamiento por su propia seguridad. Cualquiera que sea la terminología, la práctica implica un esfuerzo intencional de restringir el contacto social por un periodo de tiempo determinado o indeterminado.

Los lugares donde personas son detenidas en aislamiento también son conocidos por otros nombres. En California, unidades de confinamiento solitario a largo plazo son referidos como Unidades de Vivienda de Seguridad o “Security Housing Units (SHUs)”; en Nueva York como Unidades de Vivienda Especiales o “Special Housing Units (SHUs).” En Oregon, unidades de aislamiento a largo plazo son llamadas Unidades de Manejo Intensivo o “Intensive Management Units (IMUs),” mientras en Pennsylvania son Unidades de Vivienda Restringida o “Restricted Housing Units (RHUs).” En el sistema federal, un tipo de confinamiento solitario ocurre en Unidades de Manejo Especial o “Special Management Units (SMUs),” y otro tipo ocurre en Unidades de Dirección de Comunicación o “Communications Management Units (CMUs).” Lo que todos comparten son condiciones de aislamiento extremo y privación sensorial dentro de un espacio pequeño y cerrado, solos, o en casos limitados, con un compañero de celda.

La mayoría de las prisiones en los Estados Unidos contienen una unidad de confinamiento solitario y la mayoría de las cárceles locales contienen celdas donde personas son detenidas en aislamiento. Además, algunas personas encarceladas son detenidas en aislamiento en prisiones especiales, “supermax,” como Pelican Bay en California, Red Onion en Virginia, y ADX del gobierno federal situado en Florence, Colorado.   Por lo menos 44 estados y sistemas federales tienen prisiones supermax, las cuales generalmente son compuestas de celdas de confinamiento solitario.

¿Cuántas personas son detenidas en aislamiento?

El número de personas en confinamiento solitario en los Estados Unidos es notoriamente difíciles de determinar. La falta de información fiable es debido a la varianza de estado a estado y fallos en la colección de información y en ideas de lo que constituye confinamiento solitario.   Estimaciones disponibles actuales sugieren que por lo menos 80,000 hombres, mujeres, y niños encarcelados son detenidos en alguna forma de confinamiento aislado en cualquier día.

Un reporte de la Oficina de Estadísticas de Justicia o “Bureau of Justice Statistics (BJS)” encontró que en 2012, casi 20 por ciento de personas encarceladas en prisiones federales y estatales y 18 por ciento de personas detenidas en cárceles locales habían pasado tiempo en confinamiento solitario. En un día normal, el 4.4 por ciento de los que estaban en las prisiones y el 2.7 por ciento de los que estaban en las cárceles locales estuvieron en viviendas restrictivas, incluyendo la segregación disciplinaria y administrativa. Basado en las estadísticas de populación del 2012 de las prisiones estatales y federales y las cárceles locales, los cálculos muestran que en un día típico en 2012, 89,199 personas fueron recluidas en aislamiento: 69,097 en prisiones estatales y federales y 20,102 en cárceles locales. Alrededor de 448,000 personas fueron detenidos en confinamiento solitario en algún momento en los doce meses anteriores. Estas cifras, a diferencia de muchas otras, incluyen cárceles locales. Sin embargo, no incluyen ningún centro de detención juvenil, de inmigración o militar.

Cifras más recientes colectadas y publicadas por el Centro Liman en la Universidad de Yale en colaboración con la Asociación de Administradores Correccionales del Estado o “Association of State Correctional Administrators” sugieren alguna disminución en el número de personas detenidas en aislamiento, reflejando esfuerzos extendidos de defensa y la implementación de reformas en algunos estados. Una encuesta realizada en los fines de 2015 encontró a aproximadamente 68,000 personas en viviendas restringidas. A finales de 2017, el número era 61,000. Sin embargo, estas cifras no incluyen a las personas detenidas en aislamiento por menos de quince días (ni aquellos en las cárceles locales u otros tipos de detención), entonces no ofrecen una comparación precisa con las cifras coleccionadas por el BJS.

Encuestas anteriores realizadas por el BJS muestran las tendencias en el uso del régimen de confinamiento solitario conforme pasa el tiempo. Un censo de prisiones federales y estatales (no cárceles) conducida en 2005 encontró 81,622 personas detenidas en vivienda restringida. El censo del 2000 de BJS de las mismas facilidades encontró 80,870 personas detenidas en vivienda restringida, incluyendo 36,499 en segregación administrativa, 33,586 en segregación disciplinaria, y 10,765 en custodia protectora. Las cifras del 2000 representan un aumento de 40 por ciento desde 1995, cuando 57,591 personas estaban detenidas en vivienda restringida. (Durante el mismo periodo de tiempo, la población carcelaria en general creció un 28 por ciento.) Además, un estudio de 2005 el cual es extensamente aceptado, encontró que algunas 25,000 de personas en vivienda restringida se encontraban recluidos en aislamiento a largo plazo en prisiones supermax atreves del país.

Todos los números en estas encuestas y reportes fueron autoinformados por los departamentos de correcciones federales, estatales y locales, sin proceso para verificación independiente.

¿Quienes son detenidos en confinamiento solitario?

Lejos de ser una medida de último recurso por los “peores de los peores,” confinamiento solitario se ha vuelto en una estrategia de control de primer recurso en muchas prisiones y cárceles.

Hoy, hombres y mujeres encarceladas pueden ser puestas en aislamiento completo no solo por actos violentos pero también por poseer contrabando, prueba positiva por el uso de drogas, ignorando órdenes, o usando lenguaje profano. Otros han acabado en aislamiento solitario porque tienen enfermedades mentales sin tratar, son niños que requieren “protección,” son homosexuales o transgénero, son musulmanes, tienen creencias políticas impopulares, han sido identificados por otros como miembros de pandillas, o denuncian violaciones o abusos de funcionarios de prisiones. Estudios recientes demuestran que personas de color o “people of color” son aún más sobrerrepresentados en aislamiento de lo que son en la populación de prisión en general, y reciben términos más largos en aislamiento que personas blancas por las mismas infracciones disciplinarias.

Individuos son enviados al aislamiento según los cargos que son cobrados, adjudicados y ejecutados por funcionarios de prisiones con poca o ninguna supervisión externa. Muchos sistemas penitenciarios tienen un proceso de audiencia, pero estos son raramente más que superficiales. El personal de la prisión sirve como fiscales, jueces y jurados, y no hay abogados defensores. Como era de esperar, los acusados casi siempre son declarados culpables.

¿Como son las condiciones en aislamiento?

Para aquellos que lo soportan, vida en confinamiento solitario significa viviendo 23 a 24 horas al día en una celda. Las personas recluidas en segregación disciplinaria en prisiones federales, por ejemplo, típicamente pasan dos días a la semana completamente aisladas y 23 horas al día en sus celdas durante los cinco días restantes, cuando se les asigna una hora para hacer ejercicio. Por lo general, el ejercicio se realiza solo en una sala de ejercicios o en una “corrida de perros” cercada o amurallada. Algunas personas en aislamiento son escoltadas, generalmente con grilletes, a la ducha, mientras que otros tienen duchas dentro de sus celdas. Ellos podrían o no podrían ser permitidos salir de sus celdas para visitas o hacer llamadas telefónicas.

Celdas de confinamiento solitario generalmente miden de 6×9 a 8×10 pies. Algunos tienen barras, pero la mayoría tienen puertas de metal macizo. Las comidas generalmente vienen a través de espacios en las puertas, al igual que cualquier comunicación con el personal de la prisión. Dentro de estas celdas, las personas viven vidas de ociosidad forzada, se les niega la oportunidad de trabajar o asistir a la programación de la prisión y, a veces, se les prohíbe tener televisores, radios, suministros de arte e incluso materiales de lectura en sus celdas.

Las personas detenidas en la prisión estatal Pelican Bay en el norte de California han sido descritos como viviendo en una “pequeña celda de cemento. Todo es concreto gris: la cama, las paredes, el taburete que no se puede mover. Todo, excepto la combinación de fregadero e inodoro de acero inoxidable … No puedes moverte más de ocho pies en una dirección.”

Thomas Silverstein, quien estuvo detenido en el sistema federal bajo una orden de “no contacto humano” durante 35 años, describió su ambiente en una prisión: “No solo estaba aislado, sino también desorientado … Esto se vio agravado por el hecho de que no estaba permitido tener un reloj de pulsera o un reloj. Además, las luces brillantes y artificiales permanecían encendidas en la celda constantemente, aumentando mi desorientación y haciéndolo difícil dormir. No solo estaban constantemente encendidas, sino que esas luces zumbaban incesantemente. El zumbido era enloquecedor, ya que a menudo no había ningún otro sonido. Esto puede sonar como una cosa pequeña, pero era mi mundo entero.”

Para obtener más descripciones de primera mano de la vida en confinamiento solitario, consulte la serie Voces de Aislamiento o “Voices from Solitary” de Vigilancia de Aislamiento o “Solitary Watch.”

¿Cuánto tiempo pasan las personas en aislamiento?

Términos en aislamiento se extienden de unos pocos días a varias décadas. Las cifras precisas son escasas. En respuesta a una encuesta del 2016, las prisiones federales y estatales declararon que el 11 por ciento de las personas detenidas en viviendas restringidas habían estado allí durante tres años o más, y el 5.4 por ciento habían estado allí durante seis años o más. Evidencia anecdótica sugiere que algunas jurisdicciones declaran debajo de la realidad la duración de las estancias.

En California en 2011, antes de la serie de huelgas de hambre masivas y desafíos legales que llevaron a las reformas, casi todos de los 1,100 hombres en el “SHU” en la prisión estatal de Pelican Bay habían estado en aislamiento por cinco años o más; más de la mitad por diez años o más; más de 200 por 15 años o más; y 78 por 20 años o más. El grupo de hombres encarcelados en Luisiana conocidos como los “Angola 3” pasaron lo que es probablemente el periodo más largo en aislamiento – 29, 42, y 44 años.

¿Cuáles son los efectos psicológicos del confinamiento solitario?

Tras entrevistas frecuentes con personas detenidas en el SHU en Pelican Bay en 1993, el Dr.Stuart Grassian encontró que el confinamiento solitario induce un trastorno psiquiátrico, al que llamó Síndrome de SHU o “SHU Syndrome,” caracterizado por hipersensibilidad a estímulos externos, alucinaciones, ataques de pánico, deficiencias cognitivas, pensamiento obsesivo, paranoia y una letanía de otros problemas físicos y psicológicos. Las evaluaciones psicológicas de hombres en solitario en Pelican Bay indicaron altos índices de ansiedad, nerviosismo, ruminaciones obsesivas, enojo, fantasías violentas, pesadillas, problemas para dormir, mareos, transpiración de las manos y palpitaciones del corazón.

En su testimonio ante el Comité de Seguridad Pública de la Asamblea de California o “California Assembly’s Public Safety Committee” en agosto del 2011, el Dr. Craig Haney habló sobre los efectos del confinamiento solitario: “En resumen, los prisioneros en estas unidades se quejan de sentimientos crónicos y abrumadores de tristeza, desesperanza y depresión. Las tasas de suicidio en las unidades encerradas de California son, por lejos, las más altas de cualquier unidad de vivienda en cualquier parte en el país. Muchas personas retenidas en los SHU se vuelven profundamente e inconmoviblemente paranoicos, y son profundamente ansiosos alrededor de y le tienen miedo ala gente (en las raras ocasiones en que se les permite el contacto con ellos). Algunos comienzan a perder el control sobre su cordura y se descompensan gravemente.”

En 2013, el psiquiatra forense, Dr. Raymond Patterson, declaró que las personas detenidas en las Unidades de Vivienda de Seguridad y en las Unidades de Segregación Administrativa de California tenían 33 veces más posibilidades de suicidarse que alguien en la población general del sistema penitenciario. Los estudios en Nueva York y Texas también encontraron tasas de suicidio significativamente más altas en aislamiento.

Una demanda colectiva del 2012 presentada contra la Oficina Federal de Prisiones o “Federal Bureau of Prisons” y los funcionarios de la prisión supermax de ADX Florence describió cómo el aislamiento afecta las personas que son detenidos ahí: “Los prisioneros lloran interminablemente gritan y golpean las paredes de sus celdas. Algunos mutilan sus cuerpos con cuchillas de afeitar, fragmentos de vidrio, utensilios de escritura y cualquier otro objeto que puedan obtener. Algunos tragan cuchillas de afeitar, cortauñas, partes de radios y televisores, vidrios rotos y otros objetos peligrosos. Otros mantienen conversaciones delirantes con voces que escuchan en sus cabezas, ajenos a la realidad y al peligro de que tal comportamiento podría crear para ellos mismos y para cualquiera que interactúe con ellos.”

Un demandante en la demanda, Jack Powers, no tenía antecedentes de enfermedad mental antes de ir a prisión, pero desarrolló graves problemas psicológicos y comenzó a autolesionarse después de años de confinamiento solitario en ADX. Powers fue impulsado a cortarse los lóbulos de las orejas, cortarse los genitales, cortarse el tendón de Aquiles y perforar un agujero en su cráneo. “La autolesión”, dijo Powers, “fue más o menos mi respuesta general al estar encerrado dentro de la unidad de control ADX durante más de una década”.

Para obtener más información sobre los efectos psicológicos del confinamiento solitario, consulta la hoja informativa de Solitary Watch sobre el tema.

¿Son puestas en confinamiento solitario las personas con enfermedades mentales?

En los últimos 30 años, las prisiones y cárceles se han convertido en las instalaciones de hospitalización psiquiátrica más grandes del país. Un informe del Centro de Defensa del Tratamiento o “Treatment Advocacy Center” del 2014 encontró que más de 350,000 personas con enfermedades mentales estaban detenidas en prisiones y cárceles de los EE. UU. en 2012, mientras que 35,000 eran pacientes en hospitales psiquiátricos estatales.

Las celdas de confinamiento solitario, en particular, ahora se utilizan para depositar miles de personas con enfermedades mentales. En un informe del 2003, Observador de Derechos Humanos o “Human Rights Watch” estimó, según los datos disponibles de las prisiones estatales, que entre un tercio y la mitad de los detenidos en aislamiento tenían algún tipo de enfermedad mental.

La mayoría de las prisiones y cárceles tienen escasez de personal experto en salud mental y el personal existente a menudo enfrenta restricciones para proveer tratamiento. En algunas facilidades, tratamiento para las personas en aislamiento consiste de revisiones de salud mental semanales o mensuales las cuales son conducidas a través de espacios en las puertas de las celdas para la comida. Aunque las personas con enfermedades mentales subyacentes tienen un riesgo significativamente mayor de autolesión y suicidio si son colocados en aislamiento, las personas que se autolesionan a veces son castigadas por sus acciones con términos en aislamiento, y los individuos percibidos como suicidas son frecuentemente colocados en “celdas de la tira” que son completamente austeros.

La Asociación Americana de Psiquiatría o “American Psychiatric Association,” la Comisión Nacional de Cuidado de la Salud Correccional o “National Commission on Correctional Health Care,” la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales o “National Alliance on Mental Illness,” y otras organizaciones profesionales han tomado posiciones que se oponen al uso del aislamiento para personas con enfermedades mentales graves. Las Naciones Unidas y muchas organizaciones de defensa también apoyan una prohibición completa del uso del aislamiento para personas con enfermedades mentales.

¿Qué son los efectos neurológicos y físicos de confinamiento solitario?

En una conferencia del 2016 sobre confinamiento solitario, Dr. Michael J. Zigmond, profesor de neurología en la Universidad de Pittsburgh dijo: “Aislamiento arrasa el cerebro. No hay duda sobre eso. Sin aire, viviríamos unos minutos. Sin agua, viviríamos días. Sin nutrición, viviríamos semanas. Sin actividad física, nuestras vidas disminuyen con los años. La interacción social es parte de estos elementos básicos de la vida.” En otra conferencia en 2014, Dr. Huda Akil, neurocientífico en la Universidad de Michigan, explicó que el cerebro “literalmente se marchita” bajo el estrés extremo que las personas en aislamiento experimentan.

En un artículo del 2016, Dr. Brie Williams, Director del Programa de Justicia Criminal y Salud en UC San Francisco, calificó los efectos de la salud en aislamiento como “insuficientemente documentados”, pero señaló algunos riesgos conocidos: “Una falta de luz solar tan prolongada puede causar deficiencia de vitamina D, poniendo a los adultos mayores en riesgo de fracturas y caídas, una de las principales causas de hospitalización y muerte. Además, el ejercicio-incluso lo poco que caminamos del sofá a la cocina al dormitorio-es crucial para mantener la salud entre todas las edades. También es una medida preventiva importante y, a veces, un tratamiento para muchas afecciones: hipertensión, diabetes, artritis, enfermedades del corazón, entre otras. Estas condiciones son desproporcionadamente comunes, en edades más jóvenes, entre los presos.”

En junio del 2018, la Universidad de California Santa Cruz realizó una conferencia de expertos globales donde Dr. Craig Haney habló sobre la creciente atención puesta en el daño físico causado por confinamiento solitario. “Estar aislado tiende a hacer que las personas se sientan deprimidas, lo cual no es terriblemente impactante. Pero estar solo o excluido socialmente también pone a las personas en riesgo significativamente mayor de enfermarse físicamente y morir a una edad más temprana. Es menos intuitivo, pero es paralelo a los efectos adversos psicológicos”.

¿Los niños son detenidos en aislamiento?

Niños son colocados en confinamiento solitario en los sistemas de justicia penal juvenil y adulto. Aunque no hay números fiables sobre el uso de confinamiento solitario con niños, los datos disponibles sugieren que cientos y probablemente miles de niños experimentan aislamiento cada año, algunos por meses o incluso años a la vez.

La Oficina de Justicia Juvenil y Prevención de la Delincuencia o “Office of Juvenile Justice and Delinquency Prevention (OJJDP)” encontró que 45,567 niños menores de 18 años fueron recluidos en centros de detención juvenil en octubre del 2016. En 2014, el 47 por ciento de los centros de detención de menores y el 46 por ciento de las escuelas de entrenamiento reportaron el uso de aislamiento como método de control disciplinario.

Datos del OJJDP de 2014 a 2016 encontró más de 5,000 niños detenidos en prisiones y cárceles de adultos. A pesar de las prohibiciones en un puñado de estados, la mayoría de esas facilidades continúan de colocar niños en aislamiento para castigar comportamiento o para aislarlos de los adultos.

En Wisconsin, una demanda del 2017 reveló que entre el quince y el veinte por ciento de los niños detenidos en las instalaciones penitenciarias juveniles Lincoln Hills School for Boys y Copper Lake School for Girls rutinariamente se enfrentaron con confinamiento solitario, a menudo por períodos de 30 a 60 días. En un caso, a Sydni Briggs se le concedió $18.9 millones después de que ella sufrió daño cerebral permanente y severo a causa de un intento de suicidio a los dieciséis años después de un tiempo en solitario. Las condiciones eran tan extremas para los niños que en 2017, un juez principal de distrito de los EE. UU. dijo: “Ted Kaczynski [conocido como El Unabomber, actualmente recluido en la prisión federal de supermax en Colorado] tiene menos confinamiento restrictivo que los jóvenes en Lincoln Hills”. Bajo la presión de los defensores, el estado accedió a cerrar las instalaciones para el 2021.

Con frecuencia, los niños son retenidos en confinamiento solitario en cárceles de adultos antes de haber sido condenados por un delito, simplemente porque no hay otro lugar donde ponerlos. Un joven de dieciséis años en Alaska pasó 500 días en solitario mientras esperaba el juicio, y otro en Tennessee pasó cerca de dos años en solitario. Kalief Browder, acusado injustamente de robar una mochila, terminó su vida en 2015 después de mostrar signos de un trastorno de estrés postraumático por haber sido retenido en solitario como adolescente durante dos de sus tres años en Rikers Island en Nueva York mientras esperaba juicio.

En Florida, Ian Manuel pasó quince años en confinamiento solitario en una prisión para adultos por un delito que cometió a los trece años. Se cortaba a menudo, y trato de suicidarse al menos cinco veces. En la Prisión Estatal de Montana, Raistlen Katka fue recluido en confinamiento solitario a los diecisiete años y no recibió tratamiento de salud mental a pesar de la automutilación y los intentos de suicidio. Fue descubierto que Katka había “intentado suicidarse dos veces mordiéndose la muñeca para pinchar una vena” antes de que lo sacaran del solitario.

La práctica de aislamiento es particularmente perjudicial para los jóvenes ya que todavía están en las etapas del desarrollo adolescente. Según la Campaña por la Justicia Juvenil o “Campaign for Youth Justice,” los datos muestran que los niños tienen 36 veces más probabilidades de suicidarse en una cárcel de adultos que en un centro de detención juvenil y son diecinueve veces más propensos a suicidarse en aislamiento que en la población general. En el sistema de justicia juvenil, aproximadamente la mitad de todos los suicidios ocurren cuando una persona joven es detenida en “confinamiento de cuarto.”

¿Qué efecto tiene el confinamiento solitario en la vida después de la prisión?

 A pesar de la tradición de imponer penas severas en Los Estados Unidos, la mayoría de las personas encarceladas con el tiempo serán liberadas de la prisión y regresadas a sus comunidades. Sin embargo, el impacto de confinamiento solitario en la reincidencia y la seguridad pública ha recibido poca atención.

En 2015, La Unión Americana de Libertades Civiles o “American Civil Liberties Union” de Texas y el Proyecto de Derechos Civiles de Texas o “Texas Civil Rights Project” reportaron que individuos liberados de las celdas de confinamiento solitario eran más propensos a regresar a prisión que aquellos liberados de la población general. De las personas liberadas de las prisiones de Texas en 2006, el 48.8 por ciento fueron arrestados nuevamente dentro de tres años. Para aquellos liberados de las unidades de aislamiento, el 60.84 por ciento fueron arrestados nuevamente en el mismo período de tiempo. El informe del 2006 de la Comisión de Seguridad y Abuso en las Prisiones de los Estados Unidos también encontró que el aislamiento estuvo relacionado con tasas de reincidencia más altas que el promedio, particularmente si las personas fueron liberadas directamente del estado de aislamiento.

Los cuentos contados por los sobrevivientes de confinamiento solitario y sus familias sugieren que el daño duradero causado por aislamiento aumenta significativamente los ya difíciles desafíos del reingreso a la sociedad.

Un hombre, Nikko Jenkins, asesinó a cuatro personas dentro de pocas semanas de haber sido liberado directamente de dos años y medio en confinamiento solitario en la Institución Correccional Estatal de Tecumseh en Nebraska, en 2013. En el juicio, Jenkins dijo que las voces del antiguo dios egipcio Ahpophis le ordenó que los matara y culpo al departamento de correcciones por liberarlo después de negar sus 38 solicitudes de tratamiento de salud mental, seis solicitudes de hospitalización psiquiátrica y tres solicitudes de compromiso civil durante su tiempo en confinamiento solitario.

¿Cuanto cuesta el confinamiento solitario?

A nivel nacional, se ha estimado que mantener a una persona en aislamiento durante un año le cuesta a los contribuyentes $75,000, aproximadamente tres veces más que alojar a una persona en una prisión regular de máxima seguridad.

Además, confinamiento solitario ha sido asociado con costos de construcción por celda significativamente más altos. Por ejemplo, el Centro Correccional Tamms en Illinois que ya cerró costó $73 millones para construir en 1998 y fue diseñado para albergar a 500 personas, lo que le da un precio de construcción de aproximadamente $146,000 por cama.

Solitary Watch ha publicado una hoja informativa sobre este tema con datos más específicos sobre varios estados.

¿Cómo han dictaminado los tribunales sobre confinamiento solitario?

En 1890, el juez de la Corte Suprema, Samuel Miller condenó la práctica: “Un número considerable de prisioneros cayeron, después de aún un breve confinamiento, en una condición semi-fatua, de la cual era casi imposible despertarlos, y otros se volvieron violentamente locos; otros aún, se suicidaron; mientras que aquellos que soportaron mejor la prueba no fueron reformados en general, y en la mayoría de los casos no recuperaron la actividad mental suficiente como para servir posteriormente a la comunidad”.–In re Medley, 134 U.S. 160, 168 (1890)

En 1995, el juez federal Thelton Henderson escribió que el confinamiento solitario “bien podría estar al borde de lo que es humanamente tolerable”, y que para aquellos a los que les han diagnosticado una enfermedad mental, “colocarlos en [confinamiento solitario] es el equivalente mental de poner a un asmático en un lugar con poco aire”. — Madrid v. Gomez, 889 F. Supp. 1146, 1265 (N.D. Cal. 1995).

Este es un sentimiento que el juez federal William Wayne Justice le hizo eco cuando escribió en 2001 que: “Las unidades [de confinamiento solitario] son incubadoras virtuales de psicosis, sembrando enfermedades en presos sanos y exacerbando la enfermedad en aquellos que ya padecen de enfermedades mentales”.  –Ruiz v Johnson, 154 F.Supp.2d 975 (S.D.Tex.2001).

Si bien los tribunales han indicado consistentemente que las personas encarceladas diagnosticadas con una condición psiquiátrica deben ser tratadas de manera diferente, no se puede decir lo mismo en general de las personas enviadas al aislamiento. Por ejemplo, mientras que el dictamen de Gomez brindó protección a las personas con problemas de salud mental, también determinó que, para la persona promedia, confinamiento solitario no se eleva al nivel de las prohibiciones de la Octava Enmienda de “castigos crueles e inusuales”. En Sandin v. Conner, se determinó que la segregación a corto plazo “no presentaba una desviación dramática de las condiciones básicas de la condena [de la persona]”.

Para una discusión de las interpretaciones de los tribunales de las Enmiendas Octava y Decimocuarta en relación con el confinamiento solitario, consulte nuestra hoja informativa sobre el tema.

¿Cómo utilizan otros países el confinamiento solitario?

Entre las naciones industrializadas occidentales, Estados Unidos es el único país que hace un uso extensivo de confinamiento solitario a largo plazo. En la mayoría de los países europeos, el número de personas detenidas en aislamiento más allá de unos pocos días o semanas es de cientos en lugar de decenas de miles. Periodos prolongados de aislamiento son vistos por la mayoría como una violación de los derechos humanos; incluso a aquellos pocos individuos encarcelados que están separados de otros por razones de seguridad se le proporcionan actividades y contactos para reducir su aislamiento y privación sensorial.

El Reino Unido, que tiene una de las tasas de encarcelamiento más altas en Europa Occidental con aproximadamente 92,500 personas en prisión, probablemente no tiene más de 50 personas en confinamiento solitario prolongado en cualquier momento dado. En junio del 2015, fue reportado que en todas las prisiones de máxima seguridad del Reino Unido, solo 24 personas habían sido segregadas por más de seis meses. Otros típicamente son colocados en confinamiento solitario por no más de unos pocos días. Un sistema robusto de supervisión nacional exige que cuando una persona permanece en confinamiento solitario por 72 horas o más, la prisión debe notificar al Ministerio de Justicia, así como a una junta de supervisión local e independiente.

Fuera de los Estados Unidos, el uso extenso de confinamiento solitario ocurre principalmente en países con un alto número de presos políticos, incluyendo Irán e Israel.

¿Qué dicen los acuerdos internacionales sobre la confinamiento solitario?

En octubre del 2011, Juan Méndez, Relator Especial de la ONU sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, pidió a las naciones de la ONU que prohibieran casi todos los usos de confinamiento solitario en las cárceles, advirtiendo que causa graves daños físicos y mentales y que a menudo equivale a tortura. Su declaración, que eligió para critica el uso rutinario de aislamiento “supermax” en los Estados Unidos, recomendó un fin a la “confinamiento solitario prolongada o indefinida,” la cual definió como cualquier régimen que excede más de quince días, además de prohibición completa del uso de aislamiento para niños o personas con enfermedades mentales.

En diciembre del 2015, las Naciones Unidas codificaron la mayoría de las recomendaciones de Méndez cuando pasaron Las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, generalmente conocida como “Las Reglas Mandela.” Antes, el órgano de gobierno de la Convención contra la Tortura del ONU, que los Estados Unidos ratificó en 1994, recomendó que la práctica del aislamiento en la prisión sea abolida. En 1992, el Comisionado de Derechos Humanos del ONU sugirió que el aislamiento prolongado puede acumular a una violación de leyes internacionales d e los derechos humanos. La Comisión de los Derechos de los Niños de la ONU también ha urgido poner un fin al uso del confinamiento solitario contra menores.

¿Qué reformas han tomado lugar en prisiones y cárceles en los Estados Unidos?

En la última década, un movimiento ha crecido nacionalmente y localmente con la meta de abolir confinamiento solitario a largo plazo. A través de litigación, legislación, y presión popular, defensores han comenzado a asegurar reformas significativas en algunos sistemas penitenciarios, mientras aumentan la conciencia pública de los daños causado por aislamiento y la existencia de alternativas seguras y humanas.

En 2016, el Presidente Barack Obama denunció el uso excesivo de confinamiento solitario y estableció un plan para reducir el uso del aislamiento en el sistema penitenciario federal. No obstante, muchas de las reformas aún no se habían implementado cuando Donald Trump asumió el cargo.

El progreso sigue, sin embargo, a nivel estatal y local. En el otoño del 2017, Colorado se volvió en el primer estado en anunciar que prácticamente había eliminado el aislamiento a largo plazo e implementó los estándares establecidos por las Reglas de Mandela. Colorado a reemplazado aislamiento a largo plazo con alternativas que incluyen programas reductores y unidades de salud mental. Dakota del Norte también instituyó alternativas más humanas al aislamiento después de que su director de correcciones visitó a cárceles en Noruega. El estado de Washington ha utilizado programas innovadores para reducir en gran medida el uso de confinamiento solitario. Bajo la presión de demandas, California y Nueva York también han reducido significativamente sus poblaciones en aislamiento, y varios estados adicionales han trabajado con el proyecto Alternativas Seguras a la Segregación del Instituto de Justicia de Vera o “Vera Institute of Justice’s Safe Alternatives to Segregation” para reducir su uso del aislamiento.

¿Dónde puedo encontrar más información sobre confinamiento solitario y los esfuerzos para terminarlo?

Una lista de recursos incluyendo informes, artículos de media, artículos académicos y de leyes, videos, audios, casos de corte, documentos de política, organizaciones de defensores, herramientas de defensa y relatos de primera mano de la vida en solitario, se pueden encontrar en el Centro de Recursos de Confinamiento Solitario o “Solitary Confinement Resource Center” en scrc.solitarywatch.org.

Asegúrate de registrarte para recibir actualizaciones de Vigilancia de Aislamiento. Los siguientes grupos nacionales de defensa también están trabajando para poner fin al confinamiento solitario a largo plazo:

El Proyecto Nacional de Prisiones de la Unión Americana de Libertades Civiles o “ACLU National Prison Project”: https://www.aclu.org/issues/prisoners-rights/solitary-confinement/

La Campaña Nacional Religiosa Contra La Tortura o “National Religious Campaign Against Torture”: www.nrcat.org/torture-in-us-prisons

El Centro de Derecho y Política de Niños o “Center for Children’s Law and Policy”: www.stopsolitaryforkids.org/

Estos y otros grupos también forman parte de una coalición nacional que apoya los esfuerzos estatales y locales para poner fin al confinamiento solitario.

Visita Desbloquear la Caja o “Unlock the Box”:  unlocktheboxcampaign.org.

 

Preguntas Frecuentes por Valerie Kiebala y Sal Rodriguez, traducido por Andrea Gonzalez. © 2018, última actualización, diciembre de 2018. Por favor, cita Solitary Watch y las fuentes originales al citar este documento.

 

Leave a Reply